Parapanamericanos Juveniles 2017

8. febrero, 2017 Noticias
article-image

boccia
Continúa la cuenta regresiva para los Juegos Parapanamericanos Juveniles de San Pablo y ya están los nombres de los 122 atletas que representarán a Argentina. De los 12 deportes, los albicelestes dirán presente en 11 de ellos desde el 20 al 25 de marzo.

Agustín Soria, asistente a la Asociación SER Carmen Martínez de Eckhardt, representará a Salta y a la Argentina en Säo Paulo Brasil. La Fundación Coronel Plácido Obligado le desea éxito en los Juegos Parapanamericanos al Seleccionado Argentino de Boccia.

300px-paralympics_beijing_2008_286-1

La boccia es una adaptación del antiguo juego italiano de bocce o bochas (boccia es el plural de bocce, que quiere decir «bocha»), que se juega desde las épocas del Imperio Romano, que a su vez tuvo como antecedente un juego similar practicado en el Imperio Egipicio, desde hace más de 5.000 años. El juego se difundió por toda Europa en la Edad Media europea y en los últimos dos siglos, las grandes migraciones italianas difundieron el juego por diversas partes del mundo, especialmente en Sudamérica, donde adoptó el nombre de bochas. El bocce influyó en la creación de juegos similares como la petanca, las bolas criollas, el bowls, el tejo o el curling, este último sobre hielo.
En la década de 1970 el juego fue adaptado en Suecia para personas con parálisis cerebral, adoptando el nombre de «boccia», eventualmente nombrado también como «bocha». El juego fue aprobado por la CPISRA (Cerebral Palsy International Sport and Recreation Association – Asociación Internacional de Deportes y Recreación de la Parálisis Cerebral), que estableció las primeras clasificaciones y lo incluyó en los V Juegos CPISRA realizados en la ciudad dinamarquesa de Greve en 1982. En 1984 se estrenó como deporte paralímpico en los Juegos Paralímpicos de Nueva York/Stoke Mandeville 1984. En 1991 se realiza en Coimbra, Portugal, la I Copa del Mundo de Boccia, organizada por la CPISRA.
A fin de mantener la paridad entre los competidores, inicialmente la CPISRA utilizó un sistema de clasificación basado en cinco clases de parálisis cerebral, pero con el tiempo cambió las clasificaciones médicas para adoptar un principio de clasificación sobre bases funcionales, arribándose a cuatro clases (BC1-BC2-BC3-BC4), que admiten también la participación de personas con afecciones severas, aunque no sean causadas por parálisis cerebral. En 2012 la CPISRA creó la BISFed (Boccia International Sport Federation-Federación Internacional de Boccia), con el fin de dar autonomía al deporte.
Las clasificaciones de la boccia han sido objeto de discusión, razón por la cual el Comité Paralímpico Internacional (IPC) se encontraba en 2016 revisando los criterios de clasificación, con el fin de organizarlos a partir de un sistema basado en evidencias, antes que en la simple performance de los jugadores, con el fin de poder distinguir las limitaciones causadas por las patologías, de las limitaciones que responden a causas ajenas a las patologías, como el entrenamiento o predisposiciones individuales.